Historia Compartida – PARTE 1, por Moria Puch

Una vaca destripada, con los intestinos enrollados alrededor del cuello, la ubre desgarrada y tirada a unos tres metros del cadáver, no era lo aterrador. Tampoco lo fue ver uno de los cuatro estómagos moviéndose en el pasto como si quisiera levantarse y saltarles a la cara. No. La criatura capaz de tumbar una vaca adulta, de más de quinientos kilos, y hacerla mierda como si fuera una empanada, esa era la razón para cagarse en los pantalones.

Cosa que Gino estuvo a punto de hacer cuando la vio alejarse en la oscuridad, corriendo como ningún humano o animal sería capaz de correr. Al principio creyó que era un caballo que se había escapado del establo, pero ningún caballo podía andar en dos patas.

Gino dio un paso atrás buscando el brazo de su hermanito y pisó un órgano. Era difícil saber cuál. Estaban todos desparramados en cientos de pedazos calientes todavía. Un jugo viscoso se le escurrió dentro de las zapatillas y le embardunó los dedos.

—¿Para qué la mató si no la iba a comer? —dijo Gino, recuperando algo de compostura al tocar a su hermano. Todo había pasado tan rápido. No sabía si no lo había destripado también.

—La habremos asustado antes de que pudiera —le contestó Gianfranco. Todos le decían Gian. En especial Gino, que creía que Gianfranco era nombre de artista europeo del renacimiento. Y ellos no tenían nada de europeo. Mucho menos de artistas.

—¿Trajiste la escopeta de aire comprimido? —le preguntó. Gino no lo dejaba acompañarlo a menos que trajera algo con qué defenderse en el medio del campo descampado. Nunca faltaba la víbora que les saltara desde los yuyos, o el tero que les picoteara la cabeza porque se acercaban al nido. O el… bicho ese que medía como un caballo sostenido en dos patas.—Sí, acá la tengo —Gian sacó el arma de la mochila. Buscó unos cuantos balines en el bolsillo—. Ahora la cargo.Y el hermanito de seis años cargó la escopeta bajo la noche clara. La luna se reflejaba como una sonrisa morbosa en el metal del arma.

Historia compartida –  Parte 3 / por Aurora Losa | La desdicha de ser salmón

Historia Compartida – Parte 2 | Karma Inverso

Anuncios

13 comentarios en “Historia Compartida – PARTE 1, por Moria Puch

  1. Historia Compartida I
    la propuesta es la siguiente: escribir una historia entre diez personas (es la primera y no vamos a ser ambiciosos). cada participante escribe una parte dejando el final abierto para que otro coja el relevo. en principio no vamos a hacer turnos, simplemente el primero que comente en la entrada del blog que quiere continuar queda adjudicado como siguiente participante. tened en cuenta qué parte os adjudicáis, los que cojan las partes centrales tienen que desarrollar el nudo de la historia y los que cojan las primeras o las últimas el planteamiento y el desenlace respectivamente 😉
    por hacer números, que siempre son útiles.
    una historia en 10 partes
    extensión de cada parte: entre 350 y 1000 palabras
    tiempo disponible para publicar: hasta 15 días (pero si es antes mejor, que todos vamos a estar efervesciendo je)
    cuando acabemos Moria y yo recogeremos todo el material y lo editaremos lo mínimo para darle coherencia, lo titulamos (se aceptarán sugerencias, of course) y lo republicamos en un sólo bloque para que todos podamos compartirlo.
    y después de eso, a por otro juego!!!!! otra Historia Compartida o …..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s